#Podcast: ¿Cómo evolucionar la metodología de costeo de rentabilidad?

#Podcast: ¿Cómo evolucionar la metodología de costeo de rentabilidad?

En este nuevo capítulo Romeo de la Cruz, Managing Partner de Bicon (Inteligencia y Estrategia de Negocios, S.A.) habla de cómo determinar  el desempeño del costo y la rentabilidad de la empresa sin importar la de metodología que se esté utilizando, en torno a tres tipos de clientes.

El costo integral del empleado

En artículos anteriores he mencionado la importancia del recurso humano para las organizaciones. Aun cuando en ciertos rubros industriales se logre bastante grado de automatización, las organizaciones han sido creadas por individuos en función de individuos y serán el reflejo por ende de su recurso humano en más de alguna medida.

Pero abordando el tema desde la perspectiva del empleador, el costo de un empleado es más que el costo de salarios y beneficios que ocupan en la nómina, aun cuando en la mayoría de empresas estos son los rubros contables más altos.

Los modelos ABC ven su punto de diferencia del costeo tradicional en este tema ya que la metodología ABC se enfoca en los GNT (grupos naturales de trabajo) que hacen énfasis en la distribución de los costos indirectos que, son los costos que se distribuyen a través de las personas. Las personas son los agentes consumidores de los recursos y son los perpetradores de las actividades y es por ello que el enfoque del costeo en las organizaciones laborales ha resultado tan preciso para mejorar la perspectiva de costo de los productos/servicios.

Como mencioné antes, el recurso humano resulta más que la suma de sus partes ya que son consumidores de recursos pero del mismo modo son agentes de cambio y es por ello que la retención del talento humano asegura un retorno de inversión importante.

Metodología ABM y mejora contínua

En el siglo III A.C. Arquímedes pronuncio la tan celebre frase: “Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. En aquella ocasión el filosofo hacia referencia a toda la base de teoría de palancas; sin embargo, el conocimiento y mas aun la sabiduría, es un proceso de generación vertical en donde hay que pararse sobre los hombros de los grandes y aprender de ellos y es por eso que, esta es la cita introductoria de este articulo.

Hablando en general de palancas, y en particular de mover al mundo con ellas, en las organizaciones la mejora continua como ciclo funciona de la misma forma, son esas “palancas” las que hacen que el ciclo gire y se consigan resultados organizacionales de trascendencia. Son esos resultados de trascendencia lo que hace que las empresas se mantengan girando en un mundo globalizado.

El ABM es una metodología de mejora continua. Se basa en la información proveniente del ABC para detectar los puntos críticos y poder rastrear los procesos que no agregan valor al consumidor. En función de ello el ABM ayuda a detectar y corregir las actividades criticas, generar reingeniería de procesos en los procesos existentes como en futuros procesos e innovaciones y permite enfocarse en la rentabilidad de los clientes.

El ABM es una metodología de detección de acumulación de valor funcional; sin embargo, un riesgo con ABM es que algunas actividades tienen valor implícito, no necesariamente reflejados en un valor financiero agregado al producto. Por ejemplo, el ABM tomara el costo de alocacion de sus empleados basándose solamente en el valor monetario del mismo. Sin embargo, no tomara en cuenta la satisfacción que el ambiente de trabajo genera sobre el capital humano que puede hacer que Ud. retenga al mejor personal.

El ABM toma información operacional del ABC, genera enfoque de medición de desempeño que sirve como base para la toma de decisiones administrativas. El ABM es la palanca que las empresas necesitan para poner a girar su negocio.

La importancia del "undo"

En una visita reciente a un cliente, estábamos trabajando en una interfase de usuario que no tiene la opción de “undo” o deshacer como generalmente se encuentra en las aplicaciones de Microsoft.

En este caso, se estaba realizando una prueba y se ejecuto una acción que no era funcional para los propósitos de dicho modelo y por ello hubo que comenzar la demostración de nuevo, razón por la cual fue notoria la falta del “undo”. Estamos tan acostumbrados a su existencia que con simplicidad, al ejecutar una acción que nos parece incorrecta o incongruente; podemos regresar en el tiempo de manera fácil. Sin embargo, esta observación me llevo a pensar en la vida práctica, en donde no existe un botón de “undo”.

En las empresas, sobre todo a nivel de gerencias medias y altas cada decisión tomada tiene repercusiones importantes y no tiene marcha atrás. El éxito o fracaso de las empresas se basa en esas decisiones del día a día. Dado que las decisiones gerenciales son “aplicaciones” que no tienen la función “un do” es necesario manejar información precisa que ayude a encausar dichas decisiones de una manera correcta.

Gary Cokins, gurú de la metodología ABM dice: “Es mejor estar aproximadamente en lo cierto, que completamente lejos de la verdad”. En función de esto, para tomar decisiones encausadas a objetivos estratégicos hay que tener información estratégicamente organizada.

Los centros de información estratégica (CIE) son aplicaciones que permiten cruces multidimensionales de información en donde una vez clarificadas las preguntas claves a responder, se puede filtrar una gran cantidad de datos para poder ver la información precisa que se deberá tener en consideración para tomar las decisiones correctas. Los dash boards son solo la parte visual detrás de dicha estructura lógica pero quizá la forma mas fácil de visualizarlos.

La información da empoderamiento y el empoderamiento encausado a los individuos clave genera cambios importantes en las organizaciones. Nuevamente se pone de manifiesto que el desarrollo empresarial tiene un punto crítico en su capital humano, en donde las variables son infinitas, pero mas aun un punto critico de control en la información que alimenta al capital humano en donde las variables infinitas se pueden entrecruzar y brindar información puntual. Punto para las organizaciones….

“¡Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy!”

En la naturaleza, muchos animales van “mudando” o cambiando piel con forme crecen debido a que la piel per se no tiene capacidad de ajustarse al nuevo tamanio del animal. Las serpientes son un clásico ejemplo de este fenómeno. Cambian o “mudan” piel para continuar con su crecimiento. Es curioso notar como los japoneses dentro de una de sus mas difundidas metodologías de mejora continua tienen implementado este concepto, aún cuando hablamos otro idioma. Ellos buscan eliminar las “mudas” o desperdicios en la metodología Kaizen, metodología empresarial que ha llevado a Toyota a ser una de las empresas mas grandes y mejores del mundo. Uno de los éxitos de la metodología Kaizen es generar mejoras en los procesos, mejoras en los sistemas, acortar los inventarios y mantener siempre la óptica del ciclo de mejora continua de Demming: Planear-Hacer-Verificar-Actual con el cual la mejora se vuelve continua y sustentable generando cambios oportunos acorde a los cambios en las variables del negocio o del mercado; apoyándose siempre en el valor de la retroalimentación que los empleados pueden dar permitiendo un empoderamiento de los mismo y la creación de la idea de apoderamiento de los procesos que genera identificación, responsabilidad y mejora en todos los niveles de la organización.

El Kaizen busca la eliminación de las 7 “mudas”, lo cual logra a través de:

Sistemas de producción Just in time evitando los altos costos financieros de la acumulación de inventarios tanto de insumos como de productos terminados; consiguiendo también altos niveles de rentabilidad por su rotación de inventario.

Sistemas de gestión de calidad total generando un sistema en donde la calidad va implícita en la fabricación llegando a un nivel mucho mas lejano a la sola inspección y minimizando al mismo tiempo este gasto al generar productos “a prueba de fallos” desde el proceso de fabricación o desde la gestión del negocio.

Sistemas de mantenimiento preventivo total para eliminar tiempos muertos por maquinaria defectuosa, logrando así que las corridas de producción sean largas, se eviten variaciones y paros en el proceso.

Generación de círculos de calidad con lo cual se busca generar no solo una cultura de calidad sino, incluir las ideas de mejora desde los procesos; además de que se logra una mayor identificación empresarial.

Sistemas de sugerencia para poder captar la mejor experiencia dentro de la organización.

Despliegue de políticas como mecanismo de retroalimentación al personal acerca de los cambios que se llevan a cabo dentro de la organización.

Sistema de costeo japonés basado en el análisis de funciones, objetos de costo y flujo de costos con lo cual se pone de manifiesto los puntos de mejora en los procesos para la reducción de los costos y la mejora del valor para el cliente, siguiendo un proceso similar a la metodología ABC.

El crecimiento de las empresas, la generación de valor al cliente y la incursión en mercados globalizados siendo competitivos depende de nuestra capacidad para “mudar” nuestra perspectiva de los procesos y la manera como nuestros costos “fluyen” a través de ellos…. Como las serpientes!!!