Las organizaciones que se han convertido exitosamente en empresas data-driven o “impulsadas por datos” comparten ciertos rasgos o características de personalidad.

Las organizaciones tienen una personalidad que las distingue y que está  enraizada en su cultura e historia. Como clientes, proveedores, inversionistas o empleados podemos observar patrones de conducta en empresas de cualquier tamaño. Como clientes identificamos qué banco, restaurante, tienda u hotel ofrece un servicio superior consistentemente. Como inversionistas identificamos a las empresas más innovadoras. Como empleados  entendemos la forma en la cual se toman las decisiones y la forma como se comparte la información  dentro de la empresa.

Otros rasgos de la personalidad de una empresa incluyen el nivel de tolerancia al riesgo, el grado de gestión ambiental, la cantidad de innovación de productos y sus enfoques con respecto al servicio al cliente.  Además podemos mencionar como rasgos de la personalidad la manera como se gestionan los procesos y los modelos de compensación para los empleados.

A continuación se identifican y describen siete rasgos clave de personalidad que son típicos de las organizaciones data-driven.

1. La estrategia de negocio está integrada con los datos

El primer rasgo de  personalidad se basa en cómo se desarrolla la estrategia.  La integración de los componentes de negocios, tecnología, datos y analítica en un enfoque unificado es fundamental para convertirse en una organización data-driven.   La estrategia general debe considerar cómo los datos y la analítica pueden generar valor al negocio y cómo se alentará a los empleados a utilizar nuevas fuentes de datos y modelos analíticos para apoyar  su toma de decisiones.

2. La innovación es evidente

Las empresas no pueden confiar en que sus éxitos pasados las conducirán a la prosperidad en el futuro. Con el tiempo, una ventaja competitiva se volverá algo común y se necesitarán nuevas ideas para sostener el crecimiento. Las empresas data-driven utilizan nuevas ideas para crear nuevas fuentes de ingresos a partir de los datos.

3. Los datos y la analítica son ampliamente aceptados

El uso extendido de los datos y la analítica en los procesos de toma de decisiones es otro rasgo clave de la personalidad de una empresa data-driven. La diversidad de los datos y de los tipos de modelos analíticos utilizados en toda la organización son evidencia de la existencia de este rasgo.  Para  estas empresas, los datos se han convertido en un activo valioso.

4. Las mediciones cuantifican las cosas correctas

Este rasgo describe qué tan bien se utilizan los principios y conceptos de medición, qué tan bien se identifican y miden las cosas «correctas».  Una evidencia de este rasgo es la  forma como  se utilizan los modelos analíticos y de retroalimentación para mejorar el rendimiento del negocio y de sus procesos. Mantener a los gerentes y empleados conscientes de la situación asegura que los riesgos serán mitigados en tiempo real.  Si los gerentes  se vuelven proactivos en su estilo de toma de decisiones podemos pensar que los modelos predictivos están proporcionando una detección temprana de situaciones que requieren una acción correctiva. Cuando  se miden las cosas correctas, los problemas del pasado no se replican y se aplican nuevas soluciones para mejorar las operaciones futuras.

5. Se desarrollan nuevos y diversos estilos de pensamiento

Los modelos de datos y de analítica proporcionan nuevas perspectivas sobre las operaciones del negocio a los empleados experimentados.  El pensamiento crítico permite al personal interpretar la nueva información de manera adecuada sin permitir ningún tipo de sesgo.  El desarrollo del pensamiento estadístico ayuda a los empleados a cuantificar la incertidumbre inherente en los componentes de medición y analítica.  La curiosidad es un proceso crítico necesario para desafiar la validez de las convenciones y suposiciones teniendo como base nuevas evidencias proporcionadas por los datos.

6. Los experimentos y pruebas son ampliamente utilizados

Las organizaciones data-driven rutinariamente crean experimentos y pruebas controladas para evaluar opciones y escenarios, eliminando así sesgos en las decisiones críticas.  La investigación y el análisis competitivos se completan utilizando una gran variedad de herramientas de análisis y contenido digital.

7. Personas y equipos se comunican y comparten información

El séptimo rasgo de personalidad es uno de los más críticos. No es técnico y está basado en la política y la cultura. Describe cómo las personas están dispuestas a compartir información con otros para brindar transparencia a todas las partes interesadas. Una empresa que no tiene una cultura abierta y de intercambio difícilmente podrá convertirse en una empresa data-driven.

Con información de: Personality Traits of Data-Driven Organizations, Mark Peco, TDWI (Transforming Data With Intelligence) publications, june, 2016